miércoles, 20 de mayo de 2015

La tarde que The Strongest puso a tres arqueros en cancha


Cuando el colombiano Carlos Barahona, arquero de Nacional Potosí, dejó los guantes y se colocó la camiseta de delantero, muchos creían que era la primera vez en la Liga que un portero se animaba a jugar en otro puesto que no era el suyo. Falso.
La tarde del 21 de diciembre de 1997 pasó algo curioso en la Liga, The Strongest colocó a tres arqueros en la cancha, uno era el encargado de custodiar el arco, y los otros dos cumplían funciones de jugador de cmapo.
Por aquel tiempo el equipo atigrado era un hospital, fecha que pasaba, fecha que había un jugador lesionado, expulsado o inhabilitado.
A falta de dos fechas, en el juego contra Wilstermann, el técnico del equipo atigrado, Luis Esteban Galarza, tuvo que improvisar con el portero Rolando Galarza como delantero. El delantero improvisado estuvo bien en el partido, incluso estuvo cerca de marcar un tanto en Cochabamba.
Dos fechas después llegó la jornada más anecdótica del fútbol boliviano, nuevamente Luis Galarza no tuvo jugadores aptos para enfrentar a Chaco Petrolero en la última fecha, se decidió por Gonzalo Berdugo en el arco, el segundo arquero del Tigre Rolando Galarza jugó como mediocampñista y en la segunda parte ingresó el tercer portero Diego Corso. TRES ARQUEROS EN UN SOLO EQUIPO.

Aquel cotejo lo ganó el Tigre, con goles de Sergio Castillo y Juan Berthy Suárez, por 2-1 a Chaco Petrolero que tenía entre sus filas a un tal Carlos Cárdenas, la revelación del fútbol boliviano en 1997.

0 comentarios:

Publicar un comentario